jueves, octubre 19, 2006

¡DEFECO SOBRE EL ALTÍSIMO HACEDOR!

No quería comenzar con un exabrupto que pudiera ofender, eso lo haré más adelante, como el que utilizó para el título de su obra el cuñado de la presidenta de la comunidad de Mandril, más que nada porque así dejo claro además de que me cago en el concepto en sí, y no en ningún icono concreto; aunque por lo que se leerá más adelante, me cago más en uno que en los demás.
Vamos a ver, rapidito que sigo muy liado; pero necesito escribir este post sobre un tema que me toca mucho la fibra como es la religión, y en concreto la católica.
Últimamente, con estos tiempos revueltos que vivimos, escucho bastante amenudo frases tan inteligentes como "los católicos exigimos respeto", "A ver si os atrevéis a ridiculizar a los Musulmanes en lugar de los cristianos" o "los cristianos somos tolerantes, no como otras religiones"; esta última parece una indirecta de Gila ("Alguien ha matado a alguien")

1- Los católicos, y en concreto las autoridades religiosas, no pueden exigir un respeto que ellos mismos no practican. Podría respetar su modus vivendi siempre y cuando ellos respetasen el de los demás. No me importa que sólo puedan practicar el sexo con fines reproductivos, no me importa que no usen métodos anticonceptivos o que se nieguen a abortar; siempre y cuando ellos respeten mi decisión a hacer lo contrario y a no vivir bajo sus preceptos.

2- La religión musulmana me parece tan castrante como la católica, pero ¿porqué he de ridiculizar y criticar a los musulmanes y su profeta si la religión que ha condicionado mi vida es la católica apostólica romana?. ¿Qué interés puedo tener en ello?

3- La Iglesia católica es tan tolerante que no admite crítica alguna ni siquiera de los que están en su propio seno.

4- No consiento que las autoridades eclesiásticas definan qué comportamientos son contra natura y cuáles no cuando ellos mismos se rigen por principios absolutamente antinaturales.

5- Alucino pepinos cuando critican la actitud de otras religiones y le ponen una bomba a Leo Bassi o le parten la cara Iñigo rodríguez de Haro (el cuñado de Esperanza Aguirre), o sacan a la calle a sus seguidores para protestar por cualquier cosa de su conveniencia convocándolos mediante fatwas, perdón, mediante encíclicas, sermones y demás; o cómo se dedican a emponzoñar la convivencia entre los ciudadanos con su lobby mediático y a demonizar a las demás organizaciones religiosas. ¿No es eso lo que critican en los demás?

6- ¿Es que nadie se da cuenta de que las tres grandes religiones monoteístas son iguales y todas parten del viejo testamento que no es si no un compendio de fábulas a cada cual más absurda?


Javier Krahe y Enrique Seseña. Cómo cocinar un crucifijo. 1978.

10 comentarios:

Marnie dijo...

Pues poco más que añadir, porque estoy de acuerdo con su vuesencia.

Por cierto, ¿este corto no estuvo censurado o algo así? Es que algo de eso me suena. Y ya ves tú qué tontería, pero en fin.

Marnie dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=oiIiJC5vxhg&eurl=

oooh, qué bonico

Crunch dijo...

En su día pudo haber estado censurado, no lo sé; hoy no se emitiría en ninguna televisión, y mañana... Dios dirá.

Rosenrod dijo...

Totalmente de acuerdo con todo, pero especialmente con los puntos 4 y 6.

Respecto al vídeo... ¡luego dicen que vamos progresando! ¿Alguien tendría pelotas, como decís, de ponerlo en la tele? Y eso que en el 78 aún había ruido de sables...

Un saludo!

Crunch dijo...

¿habéis visto la peli documental de Krahe de donde sale esta receta? la tengo lista para verla este fin de semana. ya os contaré.

Lewis Prothero dijo...

Pero que grande es Javier Krahe!!!

Bastante de acuerdo con todo aunque vaya, basicamente me la repapinfla mucho lo que diga la iglesia catolica y las altas jerarquias musulmanas...

Crunch dijo...

Ojalá yo pudiera hacer lo mismo, pero creo que estas altas jerarquías nos condicionan el día a día mucho más de los que nos pensamos... y además, cada vez que el cardenal Rouco Sifredi abre la boca se me enciende la sangre.

Crunch dijo...

Ah, y bienvenido por aquí.

Anónimo dijo...

Bendita ignorancia, esa que os hace felices... Y que hace creer que todo lo sabéis, y que os junta a todos en la misma causa, bendita sea.

Crunch dijo...

No, maldita sea si me hace estar equivocado... en definitiva ¿tu estas completamente seguro de tener la verdad absoluta? bendita sapiencia pues!!