sábado, noviembre 25, 2006

EXPLOTACIÓN INFANTIL

Y digo explotación porque dan ganas de explotarlos con TNT.
Hoy toca caspa nacional, con denominación de origen y por partida doble.
Disfruten de estos estractos de este producto cinematográfico realizado para el lucimento y lanzamiento de la MªIsabel de aquellos años post verano azul. Paladeen los encantos musicales de Chispita y sus gorilas.



7 comentarios:

Marnie dijo...

¿Y las protectoras de animales qué dijeron de todo esto?

Crunch dijo...

Se hicieron las sordas, que es lo más adecuado en este caso.

Anónimo dijo...

Impresionante. No veía esto desde que se estrenó en los cines. Sólo tres apuntes:

1) Lo tuvieron difícil para encontrar peores actores que Chispita, pero lo consiguieron: el tipo con bigote y maletín.

2) La letra de 'La vuelta al mundo en góndola' es digna de los hermanos Cano, que un par de años más tarde repitieron fórmula con 'No hay marcha en NY'

3) Ese plano final del letrero de la estación de metro de Chueca, ¿es un mensaje subliminal que nos informa del destino final de nuestros jóvenes protagonistas?

Impagable, Sr. Crunch. Impagable.

Crunch dijo...

Muy buenas Plissken!!
No me jodas que la viste en el cine... ¿No te quedaron secuelas?
De acuerdísimo en los puntos 1 y 2 (jaja) en cuanto al punto 3, pues no creo, en aquella época Chueca era realmente diferente a lo que es ahora. Cuando llegué a Madrid en el 92 sólo había Yonkis.
Una anécdota chorra. Al Piraña lo estuve viendo durante algún tiempo, cuando iba de visita a casa de una vecina mía familiar suyo; pero fue en la época de su adolescencia y llamaba más la atención por el acné juvenil que por otra cosa.

Marnie dijo...

"Al Piraña lo estuve viendo durante algún tiempo"

Coño, pues ahora soy yo la que pregunta si no te quedaron secuelas XD

Crunch dijo...

quería decir que lo veía llegar a casa de sus familiares... nada de que nos estuvimos viendo en plan intimo ni nada... ¡que era el piraña!¡con acné!
si no me quedaron secuelas de la vez que compartí ascensor con Nieves Herrero, no creo que me quedaran por esto que era con mayor distancia y al aire libre.
Lo que si quedaba patente es que el chaval estaba empezando a llevar mal eso de que la gente le dijese "Piraña, eh piraña no te acerques a mi bocadillo!" o le cantasen la banda sonora de la serie al verlo pasar.

Anónimo dijo...

"Cuando llegué a Madrid en el 92 sólo había Yonkis"

XDDDD

¡¡¡¡Grandísima verdad!!!!