jueves, marzo 13, 2008

MISSES EMPANTANADAS

Ahora que estoy en Melilla y puedo comprobar por mi mismo la belleza sin par de la mujer melillense, los estragos del sistema educativo y los enormes agujeros en la cultura general de la gente en general, he decidido tirar de un clásico moderno perteneciente a la categoría "carne de zapping" para ilustrarlo y así tratar de que se hagan una idea de lo que estoy diciendo.
Pero bueno, seamos indulgentes con la muchacha, ¿pa qué iba ella a saber nada de Rusia si aquí lo más cerca que se puede estar de un ruso es cuando pides un vodka?


No se vayan todavía que aún hay más porque los concursos de misses en la capital del imperio no desmerecen; allí también deben tener la ESO, porque esta probe muchacha de Carolina del Sur es posible que sea capaz de hablar durante horas sin parar, pero evidentemente de nada que requiera una deducción.
Pero al fin y al cabo la muchacjha tiene razón, si señor: hay que tener mapas.
Para saber dónde se está, para saber a dónde ir y para saber dónde está Rusia; y es importante eso porque los niños en las escuelas no tienen mapas y después se presentan a concursos de mises y no tienen educación, y eeeeh... creo que me he perdido. Debe ser que no tengo mapa.

1 comentario:

bruno! dijo...

Es enternecedor ver como 2 personas procedentes de culturas y países tan diferentes tienen tantas cosas en común.