jueves, abril 24, 2008

PIESES PARA QUÉ OS QUIERO

El afán de superación es una cosa puede no tener límites según la persona, aunque no todos los afanes de superación deben ser considerados de igual manera. Hay gente en la que sólo se traduce en el plano económico (tomemos como ejemplo a Alejandro Agag) y otros sin embargo más que afán de superación lo tienen de supuración, que es una cosa muy desagradable.
Pero cuando nos encontramos ante una persona que a pesar de lo difícil que le haya podido poner la vida las cosas se empeña en su objetivo y además lo alcanza, sólo podemos quitarnos el sombrero y asombrarnos y aplaudirle, que para eso nosotros sí que tenemos manos.

Y digo esto porque hoy les traigo a Tony Melendez, un guitarrista, cantante y compositor nicaragüense residente en los USA cuya principal característica es la de tocar su instrumento con los pies; y he de decir que la toca mejor con los pies de lo que yo y unos cuantos más que conozco seríamos nunca capaz con cuatro manos, lo cual, aunque pudiera parecerlo, no es difícil, la verdad.

La talidomida, un medicamento contra las nauseas de los primeros meses de embarazo, fue el causante de que Tony naciera sin brazos, y su fé la que le llevó a decidir ganarse la vida tocando la guitarra, aunque podría haberselo puesto más difícil decidiendo ser palmero. Y es que Tony Melendez es un señor con toneladas de fe, y durante años ha compartido su excedente con los demás en forma de discos, libros y conciertos, uno de ellos con la presencia del Papa más enrollado de todos los tiempos, Juan Pablo II.

Vale, no es Joe Satriani, pero casi que mejor; tampoco hace arpegios con las uñas de los pies, pero también casi que mejor (sólo pensarlo me da una grima que pa qué); y sus canciones son del estilo "¡¡Dios mio!!", pero no me negarán que el hombre tiene mérito. Sólo podría superarlo un flautista sin boca o un policia sin agresividad. Políticos sin cabeza no, que de esos hay a patadas.

Visiten su página web, la cual también parece estar diseñada con los pies.





No hay comentarios: