viernes, septiembre 05, 2008

DÁNDOLE A LA MANIVELA

Hay gente que a pesar de no tener talento alguno logran hipnotizarnos.
Son personas que desprenden un aura magnética de tal magnitud que atrapan la atención del espectador reduciendo al mínimo la actividad cerebral, llegando a producir sequedad ocular en algunos casos ya que casi consiguen eliminar el parpadeo con su sola presencia.

Nada mejor que una buena fanfarria interpretada por una ejecutante picantona de tremendo busto para inaugurar el regreso a la vida blogueril de este su rincón del espanto y el esperpento.



¡Ay! si los organilleros de Madrid fuesen como Angie otro gallo nos cantaría.

Gracias a Bruno! por semejante aporte. No olviden visitar su blog que es cojonudo.

4 comentarios:

Plissken dijo...

Me recuerda bastante al Monty Python's Flying Circus. Cosa más sórdida.

Welcome back y tal.

Dani Darko dijo...

jajaja, ya te digo, anda que no iría la peña a ver los organillos en Madrí. Por cierto a ésta un wonderbra de esos la ahogaría, no?

Saludos!

Rosenrod dijo...

Mein Gott!!! Es, es... en fin, no encuentro palabras.

(Nota al pie: ¿Cómo he podido vivir todos estos meses sin estas aberraciones?)

Un saludo!

Crunch dijo...

Plissken: a mi me recuerda más a la estanquera de Fellini, pero cada uno tiene sus fijaciones desde la infancia.

Dani Darko: ¡cuanto tiempo! me alegro de leerte por aquí.
No estoy muy seguro de qué podría ocurrir si esta señora se pusiese un wonderbra... probablemente un nuevo BigBang o algo.

Rosenrod: efectivamente... ES.

saludos a todos!!