domingo, septiembre 07, 2008

GIMNASIA POSTVACACIONAL

La vuelta a la esclavitud asalariada o a los campos de entrenamiento educativos después de las vacaciones llevan casi implícita la vuelta al gimnasio. Los kilos de más cogidos en la época estival, la pérdida de la forma en los meses más calurosos o la verguenza sufrida tras comprobar que nuestro culo dejaba auténticos cráteres en la arena de la playa al sentarnos, hacen que el otoño sea la temporada más propicia para "castigarse" en los gimnasios. El número de socios casi se duplica con respecto a agosto y comienza una escalada que no se verá frenada hasta diciembre con la llegada de las fiestas navideñas tras las que todo vuelve a empezar como si del Día de la Marmota se tratase.

1 comentario:

bruno! dijo...

Conozco a uno que va todos los a un gimnasio como el del vídeo y aún encima le pagan, eso sí, esta igual de desquiciao que el artista marcial de la película.