miércoles, octubre 08, 2008

LA BOLSA O LA VIDA

Hoy me ha llegado vía mail uno de esos correos que vete tú a saber quién es el autor original, pero que me viene al pelo para poner este vídeo metafórico ilustrativo de la canción "Ni se compra ni se vende" (que es lo que está sucediendo en los mercados financieros hoy día) interpretada por el sin par niño prodigio Angelito Pachín, emulo de Joselito en cuanto a timbre vocal enervante se refiere.
Les recomiendo pues que lean este cuentecito y aprendan algo de economía de mercado al tiempo que disfrutan de los gorgoritos.

Una vez llegó al pueblo un señor muy bien vestido, se instaló en el único hotel que había, y puso un aviso en la única página del periódico local,que estaba dispuesto a comprar cada mono que le trajeran por $10.

Los campesinos, que sabían que el bosque estaba lleno de monos, salieron corriendo a cazar monos.
El hombre compró, como había prometido en el aviso, los cientos de monos que le trajeron a $10 cada uno sin chistar.
Pero, como ya quedaban muy pocos monos en el bosque, y era difícil cazarlos, los campesinos perdieron interés, entonces el hombre ofreció $20 por cada mono, y los campesinos corrieron otra vez al bosque.

Nuevamente fueron mermando los monos, y el hombre elevó la oferta a $25, y los campesinos volvieron al bosque, cazando los pocos monos que quedaban, hasta que ya era casi imposible encontrar uno.

Llegado a este punto, el hombre ofreció $50 por cada mono, pero, como tenia negocios que atender en la ciudad, dejó a cargo de su ayudante el negocio de la compra de monos.

Una vez que viajó el hombre a la ciudad, su ayudante se dirigió a los campesinos diciéndoles:
- Fíjense en esta jaula llena de miles de monos que mi jefe compró para su colección. Yo les ofrezco venderles a ustedes los monos por $35, y cuando el jefe regrese de la ciudad, se los venden por $50 cada uno.

Los campesinos juntaron todos sus ahorros y compraron los miles de monos que había en la gran jaula, y esperaron el regreso del 'jefe'.

Desde ese día, no volvieron a ver ni al ayudante ni al jefe. Lo único que vieron fue la jaula llena de monos que compraron con sus ahorros de toda la vida.

Ahora ya tienen ustedes una noción bien clara de como funciona el Mercado de Valores y la Bolsa.



Gracias a Pepe por el texto.

3 comentarios:

Mr.Mosstrem dijo...

Monos comprando monos, tan claro como triste.

Crunch dijo...

También se podría contar la fábula con cerdos.

bruno! dijo...

Fabuloso también, pero preferiría con carrachas, ya sabes que tengo debilidad por ellas.