miércoles, marzo 25, 2009

¡AY LA VIRGEN!

Cuántas familias no se han visto destrozadas por la nefasta influencia de la droga. Cuántos padres han perdido a sus hijos y cuantos hijos han nacido sin padres debido a que la gente es capaz de engancharse incluso a los pellizcos.

Yo que soy de un pueblo en el que la droga está más presente que Jose antonio Primo de Rivera en una concentración de falangistas, he visto cómo la gente se enganchaba para después meterse en proyectos hombre o iglesias evangélicas para tratar de eliminar sus adicciones mediante la intervención divina.
Es fácil pedir a Dios o a alguno de sus santos subalternos que nos solucionen los marrones como también es fácil echarle la culpa a las malas amistades.
El caso es dejarse llevar.

Bueno, pues hoy tenemos a otro artista de relumbrón de esos que se han pelado los guevos actuando en cantinas y demás antros de vicio y perdición que responde al nombre artístico de "El Gran Guiller"; y que clama a la Virgen María para que interceda en la rehabilitación de su hijo aún gastando él mismo tremendaa pinta de narcotraficante.

Ahora que se acerca la Semana Santa es un buen momento para descubrir un nuevo género de canción: "El bolero saetoso".

2 comentarios:

bruno! dijo...

Más que un ruego parece una amenaza.

Crunch dijo...

y más que un guevo una castaña.