sábado, febrero 16, 2013

CREATIVIDAD POLICIAL


Entrevista:

ARTURO MADERO. POLICÍA Y LITERATO

En la memoria colectiva de este país tenemos grabadas a fuego algunas de las creaciones de Arturo Madero para el Cuerpo Nacional de policía. Suyos son los nombre de operaciones como "Guateque", "Boquerón" o "Nécora"

Arturo Madero es funcionario del cuerpo desde 1978, y no parece sentir sobre sus hombros la inmensa responsabilidad de ser el encargado de poner un nombre molón a todas las operaciones policiales de este país desde 1992.


Se presenta a la entrevista vestido con su uniforme, aunque la pipa (de fumar) que cuelga de sus labios le delata como el intelectual que es. Con una forma de expresarse seca y distante, si no se dedicase al "Naming de operaciones policiales" probablemente sería el poli malo de los interrogatorios; pero su actitud cambia en cuanto comenzamos a hablar de su trabajo. "Lo necesario para poner un buen nombre a una operación policial es buscar un nombre con gancho evitando que las referencias demasiado directas hagan evidente la naturaleza del caso. Es como el juego de la palabra prohibida, pero lleno de refencias, dobles sentidos y metáforas", nos cuenta apurando una caña mientras en la TV no dejan de nombrar una y otra vez la última de sus creaciones, la Operación "Globos", en la que fue detenida una red de venta de implantes mamarios de silicona.

Pero no siempre la atención mediática hace que Arturo se sienta cómodo. Por ejemplo, la Operación Malaya fue para él una gran frustración. "Cuando me pidieron el nombre para la operación no me dieron tiempo apenas para pensar y solté lo primero que se me ocurrió".
No sabemos si podemos considerar como arte el trabajo de este hombre estirado y poco simpático, lo que sí es cierto a pesar de todo es que es un trabajo literario, aunque sea de encargo; y que además el ritmo de los delitos en este país le obliga a ser tremendamente prolífico y creativo: "Busco la inspiración en todas partes. En el arte, en la vida... Investigo mucho, como buen policía que soy. A veces incluso me he permitido darle un capricho a mis hijos, como cuando llamé a una operación "Pokemon".

Nos confiesa con frustración que le gustaría poder utilizar referencias más cultas en su trabajo, "como "operación Navokov" para una buena redada de pederastas", pero desgraciadamente es consciente de que una gran parte del público se sentiría confuso y pensarían que "podría tratarse de unos mafiosos rusos o de una compañía de Ballet". Y es que Arturo Madero entró en el cuerpo con la vocación de servicio público, y siempre que nombra una operación tiene muy en cuenta el nivel cultural y los gustos del ciudadano medio Español. "Por eso tantas operaciones tienen nombre de comida y de series de televisión", nos dice mientras se despide de nosotros con una mueca amenazante al tiempo que advierte "Si algún día fuésemos a por ti no lo dudaría. "Operación Graciosillo" sería mi primera opción".

No hay comentarios: